blurblog en newsblur

3.8.06

Ocho patas a 220 km/h

Adam Petty está saliendo de pits para dar su segunda vuelta de calificación en New Hampshire cuando siente una extraña picazón en la cabeza. Imposibilitado para rascarse debido al casco, prefiere tratar de concentrarse en mejorar su tiempo y posición de salida para la carrera NASCAR del día siguiente. Lleva el auto hasta los 150 km/hr. Al salir de la primera curva la comezón aumenta. Petty se concentra en controlar el auto y trata de ignorar el picor que ahora baja por un lado de su cuello. El velocímetro llega a los 170 km/h. La comezón se detiene y Petty respira aliviado, listo para entrar en la curva peraltada. Los indicadores del auto todos están en verde, en el radio el jefe de mecánicos le da libertad para acelerar. Todo augura un buen tiempo de clasificación. Pero al salir de la curva la ve de reojo. Está posada sobre el visor del casco, a la altura de su mejilla izquierda. El pulso de Petty se detiene y luego acelera. Su respiración y parpadeos aumentan. Es sólo una araña, piensa, unos segundos más y se habrá acabado todo. La velocidad alcanza los 200km/h. Pero el arácnido no se entera de los planes de Petty y acerca sus patas a la mejilla del conductor. Por el radio Petty escucha al una voz que le pregunta si todo está bien. Se escucha un gruñido. Todo es un instante: la araña que alista sus dientes, el pie en el acelerador, la última curva que se acerca, la caja de velocidades que se atasca, el velocímetro a 220 km/h, el muro de contención.

3 comentarios:

GEMÓ! dijo...

WOW!!!!! Sude con la historia! que buen cuento!!! WOW!

Anónimo dijo...

¡Adrenalina pura!
saludos,
cons

Omegar dijo...

Muchas muchas gracias...

:)